reconoce sus orígenes

Brigadas de cambio

Publicado: 2010-11-25

Dentro de las definiciones que le da la Real Academia Española al término “emprender” me llama la atención una que lo define como “Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro”.

Justamente eso de “encerrar dificultad” es aquello que le da ese sabor especial a todo emprendimiento cuando hay un reto grande que resolver.

Cuando vamos a emprender un proyecto siempre nos trazamos un objetivo medible y ambicioso (de ahí viene lo de dificultad) además de definir los recursos necesarios para llevarlo a cabo y muchas otras variables que finalmente nos ayudan a tener un buen plan de acción.

Ahora bien, imagínense que este objetivo medible y ambicioso es: “Convertir mi casa en un ejemplo para las demás casas de mi comunidad”. A primera vista no suena algo muy elaborado. ¿Pero que tal si esa casa en realidad es sólo de paso y estaré viviendo solo un año ahí? ¿Y que tal si en esa casa el próximo año vivirán otras personas y lo que estoy planteando es para ellos? ¿Y que tal si en esa comunidad a la que hago referencia viven más de 300 niños y jóvenes? ¿Y que me dirían si ese objetivo se lo ha planteado un grupo de chicos de 13 años? Pues bien, ese fue el objetivo que se planteó la brigada “El Fenix”.

“El Fenix” es una Brigada formada por 21 chicos de 13 años de la Ciudad de los Niños, un albergue en San Juan De Miraflores, donde viven más de 300 niños y jóvenes. Esta Brigada, cuya identidad fue creada por ellos mismos, se planteó la “Gran Misión” de convertirse en un ejemplo para los demás y para poder lograrlo decidieron emprender no uno, sino varios proyectos que ayuden a cumplirla.

Sus proyectos pasaron desde un análisis de fortalezas y debilidades, sesiones de sensibilización de trabajo en equipo o comunidad y herramientas básicas de diseño de proyectos hasta discusiones de presupuesto, solicitud de financiamiento externo (mediante una carta escrita por ellos) y la exposición de su plan de trabajo frente al director de la Ciudad de los Niños. Todo a sus 13 años, algo no muy común a esa edad.

Finalmente el trabajo que ellos han hecho ya ha empezado a dar frutos. El último sábado organizaron una función de cine en el comedor de la Ciudad de los Niños, donde no solo hubo un ecran y un equipo de sonido, sino que se vendió canchita, chicha,  panes con pollo y marcianos preparados por ellos mismos y que fueron arrasados por el público asistente logrando una gran recaudación de fondos para financiar sus proyectos. Tuvo tanto éxito que ya se prepara una segunda función para el primer fin de semana de diciembre.

Por otra parte, el día domingo los chicos participaron en una actividad solidaria de la Asociación Civil Voluntades donde trabajaron en el pintado de los arcos, paredes y líneas de la cancha de fulbito de la Aldea Infantil San Ricardo del Inabif (Ubicada en Huachipa) y que logró hacer sonreír a muchos niños y niñas que viven en ese lugar. Ellos mismos  admitieron lo bueno que fue para ellos saber que podían alegrar a otros con su esfuerzo.

Este esfuerzo que inició un domingo 25 de abril ha resultado del trabajo realizado por un equipo multidisciplinario de jóvenes que reúne experiencias de organizaciones como Voluntades, Crea +, Convergencia, Ankay, EmprendeAhora, Soliarte, EnseñaPerú, Un Techo Para mi País y Scouts del Perú y que ha decidido fomentar ese “bichito” del emprendimiento social en adolescentes de sectores menos privilegiados formando estas Brigadas de Cambio.

Este gran equipo lucha porque dentro de cuatro o cinco años estos chicos, estos “brigadistas”, terminen liderando organizaciones juveniles y teniendo un rendimiento académico excelente. Todo esto generado, justamente, por esa motivación tan fuerte a no solo querer ser mejor sino a querer mejorar el entorno de los demás.

Nuestro trabajo recién empieza. Nos espera un largo camino. El próximo año, además de continuar trabajando con la brigada “El Fenix” (cuyos integrantes ya han manifestado querer pasar a una segunda etapa del programa junto a nosotros), nos espera un nuevo grupo de 20 adolescentes. Un nuevo grupo con historias y motivaciones distintas que ya estamos ansiosos por conocer. Somos conscientes que lo que hemos hecho en este primer año, que ha sido un proyecto piloto, tiene muchas oportunidades de mejora y eso nos motiva a potenciar y superar el trabajo que ya hemos hecho.

Brigadas de Cambio empezó como un sueño personal que hoy ya es una realidad. Es el sueño de lograr que aquellos que son ayudados, sean los que ayuden, que aquellos que son parte de un programa de apoyo, sean los que lo dirijan. Brigadas de Cambio es la ilusión de saber que mezclando un trabajo profesional de capacitación y motivación junto a un ambiente de compañerismo, confianza y amistad entre ellos y nosotros, podemos formar ciudadanos de bien, que conozcan la problemática social desde la cancha y que tomen la decisión de enfrentarla para construir un país mejor.

Diego Alonso Chacón

Brigadas de Cambio

Director General


Escrito por

Grupo Convergencia

Convergencia nace con un ideal en común: querer hacer algo por nuestro Perú. ¿Qué somos? Un grupo de jóvenes que quiere incentivar a muchos más a pensar en nuestro país y plantear soluciones. ¿Qué buscamos? Ser una red social en la que tú también puedas expres


Publicado en

Grupo Convergencia

La voz de los jóvenes